Los trastornos de la personalidad pertenecen a ese grupo de cuadros psicopatológicos que no entran dentro de las psicosis pero tampoco son cuadros neuróticos ni mucho menos “normales”. Al no haber por lo general conciencia de enfermedad no suelen acudir a consulta a menos que las circunstancias les empujen a ello.

Esto, unido a las graves carencias en la formación en psicopatología de muchos profesionales de la salud mental, hace que muchos de ellos por no decir la inmensa mayoría no sean nunca diagnosticados. Como los protagonistas de la película El sexto sentido, muertos que no sabían que estaban muertos, la inmensa mayoría no es consciente de sufrir un trastorno de la personalidad.

Si decimos que el neurótico sufre podríamos afirmar que la persona con un trastorno de la personalidad hace sufrir a los demás, a las personas que le rodean.
Los trastornos de la personalidad pertenecen a ese espacio de la conducta que por sus características (ausencia de síntomas) resultan más difíciles de detectar que otros cuadros psicopatológicos.

Escarlata O´Hara en Lo que el viento se llevó, Sally Bowles en Cabaret, el aterrador personaje que interpretaba Glenn Close en Atracción fatal o el sádico psicópata interpretado por Javier Bardem en No es país para viejos son algunos ejemplos de trastornos de la personalidad en el cine. Veremos en el curso escenas de estas películas para poder entender mejor este tipo de trastornos.

¿Cómo puede una persona convertirse en un ser carente de culpa o de remordimientos? ¿En un perverso narcisista capaz de convencer a su pareja que la persona enferma es ella? ¿Evitar todo tipo de relaciones sociales encerrándose en sí mismo/a? ¿Ser aparentemente una persona encantadora hasta que se la conoce de verdad? ¿Tener la necesidad de seducir continuamente a todo el mundo? ¿Automutilarse hasta llegar a poner su vida en peligro? ¿Tener una enfermiza necesidad de que la cuiden hasta el punto de no poder estar en soledad ni un sólo instante? ¿Exigir admiración incondicional por parte de los demás? ¿Inventarse una vida completamente irreal? ¿Tener celos enfermizos que le puedan llevar al asesinato de su pareja y a quitarse la vida después?

En este curso nos proponemos enseñar a los asistentes un modelo explicativo de la génesis de los trastornos de la personalidad distinguiendo neurosis, psicosis y trastornos de la personalidad. Trabajaremos desde tres aspectos: descripción del trastorno, para que los alumnos/as sepan identificarlos, comprensión del origen del mismo: en qué circunstancias ambientales, familiares y sociales puede haberse desarrollado cada tipo de personalidad, y una introducción a la intervención psicoterapéutica desde un modelo integrador.